Los tipos de suelo para construir

El suelo sobre el cual se construye es uno de los factores más importantes a tomar en cuenta antes de embarcarse en un proyecto de construcción. Puede determinar lo que es y no posible para una obra, o bien, servir para conocer los preparativos que tendrán que ser necesarios para condicionar el suelo de tal forma que la edificación resulte como se busca.

Conocer los diferentes tipos de suelo que existen es necesario para determinar sobre cuál se está construyendo.

Tipos de suelo

Existen muchos tipos de suelos. Más aún si se toman en cuenta las múltiples formas de categorizarlos, que sirven a distintos propósitos cada una. Por ejemplo, estudios geográficos para fines de agricultura determinan las diferencias entre suelos de forma distinta que uno que tenga que busque estudiar la construcción, además de que realizará sus separaciones de forma diferente, abarcando más o menos porciones de tierra dentro de una categoría.

Para este artículo, mostraremos tres diferentes categorizaciones de los tipos de suelo: según la geografía, según la textura y según la integridad. 

Según la geografía: sirve propósitos más regionales que los segundos, y puede ser usado como referencia general para conocer de qué tipo de suelo se trata en el contexto geográfico. 

Según la textura: trata de los diferentes materiales de los que se puede componer que en consecuencia impactan en la textura.

Según la integridad: es posiblemente el más importante, pues determina cómo se deberían implementar los cimientos del proyecto.

Tipos de suelo según la geografía

La clasificación de suelos en México está a cargo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Los suelos en esta categorización, entre otras funciones en la agricultura y ganadería, son el medio sostén de los desarrollos industriales y habitacionales, así como la fuente de materiales como arcilla, arena y grava.

En el país, los principales tipos de suelo son los siguientes:

  • Regesol, que se trata del material suelto sobre la roca y ubica la mayoría de las sierras
  • Litosol, el cual predomina en función forestal, agrícola y ganadero
  • Xerosol, que es árido en el centro y norte del país

Por otra parte, en la península de Yucatán, los más frecuentes son los siguientes:

  • Leptosol, que son de escasa profundidad y dominan el paisaje
  • Histosol, con material orgánico acumulado en la costa de la península
  • Vertisol, abundantes en arcilla y cambiantes con la temperatura

Tipos de suelo según su textura

Para propósitos más relacionados a la construcción, se puede hablar de suelo en el contexto de su textura. En este sentido, se pueden clasificar de formas diferentes:

  • Arenoso: de textura muy ligera y posee muy poca carga orgánica. En consecuencia, no es un terreno fértil. Sin embargo, es una útil fuente de materiales para la construcción.
  • Arcilloso: tiene una textura pesada y pegajosa abundante en materia orgánica. De igual manera, la arcilla es un material útil para la construcción.
  • Limoso: no contiene materia orgánica y es estéril por definición.
  • Pedregosos: compuesto de rocas de diferentes tamaños.

Tipos de suelo según su integridad 

Esta clasificación de suelos es la más importante para la industria de la construcción, debido a que sus características determinarán el tipo de cimentaciones que requiere el desarrollo.

Tomar en cuenta el suelo para planear cimientos es importante, pues así se asegura que el terreno sea capaz de soportar la obra por construirse. Si no es tomado en cuenta, puede poner en peligro la integridad de la misma.

Podemos identificar tres tipos elementales de suelos según su integridad.

  • Roca
  • Suelos finos
  • Suelos granulares

Sus características e implicaciones son las siguientes:

Roca

Sin mucha alteración, son capaces de sostener el peso de las edificaciones. Se encuentran aquí los suelos pedregosos de los que hablamos previamente.

Suelos finos

En los suelos finos, un significativo porcentaje de su composición proviene de materiales finos. Aquí podemos incluir los suelos arcillosos y limosos. Son menos capaces de sostener que las rocas, por lo que requieren cimientos más detallados.

Suelos granulares

Este tipo de suelo también cuenta con material fino, tal como grava y arena, por sí solas o en mezcla. Como es de esperarse, podemos incluir aquí los suelos arenosos. Así como los suelos finos, sus requerimientos de cimentación son más complejos que los de los suelos de roca.

Es sumamente importante contar con profesionales instruidos en el área que sean capaces de realizar los estudios necesarios para conocer el suelo y usar esa información para ajustar los procesos de la obra.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll Up